Diario de una ruptura

27.5.16



Brenda acaba de cumplir 18 años y por primera vez en su vida está enamorada. Su novio, Alex, es inteligente, atractivo, y parece el candidato perfecto para ella. Pero un día, sin motivo aparente ni excusa, él decide cortar la relación. Desesperada, ella intentará encontrar explicaciones y un sentido a su nueva realidad. En el camino, realizará interesantes descubrimientos sobre sí misma y su entorno.
Diario de una ruptura es una historia para identificarse y para volver a empezar. Un relato que habla de la importancia de los amigos, de la familia, de aprender a pedir ayuda y confiar en el otro. Y es también una guía, que nos muestra que las respuestas a muchas de nuestras preguntas pueden estar más cerca de lo que creemos...

Gracias a V&R Editoras por el ejemplar.

¿Cuántos tipos de ruptura de corazón puede haber en esta vida? Yo les digo: infinitos. A mí me rompieron el corazón las veces que perros que tenía, que me acompañaron durante toda la infancia, murieron. También con amores y noviazgos, y las dos veces que se me rompieron computadoras con miles de cosas dentro *tira palo para excusarse por este mes de ausencia*

Lo bueno es que siempre se puede seguir adelante. Se aprende a vivir con la pérdida, se superan aquellas personas que nos hacían mal y las computadoras se arreglan. O nos ponemos los pantalones y gastamos todos nuestros ahorros en una notebook, que tanto nos estaba haciendo falta.

Es muy lindo ver este libro realizado. Me acuerdo cuando me enojaba porque uno de los personajes tenía el nombre de alguien que me cae bastante mal, o cuando "Maggie" todavía existía. Es la primera vez que leo a la autora escribiendo prosa, y claramente tiene su marca.

Digo que tiene su marca porque así como otra personita me hacía acordar a la Tía Titi de El blog del sucio, ella me hace acordar a la abuela Dora (¡oiga, con respeto!): siempre con una palabra de apoyo, con comentarios certeros sobre el tema y guiándonos a las Brendas (no necesariamente en el terreno amoroso) del mundo. Diez puntos para Gryffindor.

Fue muy buena la idea de que una primera mitad fuera prosa y la segunda mitad guía (aunque no es guía, en realidad, sino que no es prosa. Léanlo y me van a entender, che). ¿Por qué digo esto? Porque cuando a mí me regalaban este tipo de libros* yo me enojaba, porque ¿quién es el/la autor/a para decirme lo que tengo que hacer? Yo era rebelde sin causa y me daba vuelta ante estas cosas, pero Diario de una ruptura a esa edad hubiera sido perfecto.

¿Por qué? Porque al tener la prosa al principio uno lee la segunda parte como si fuera un diálogo con Brenda. Si bien no quiero -ni voy a- spoilear, lo cierto es que la parte de la guía parece como si la protagonista la hubiera escrito una vez terminada la primera parte, y eso acerca muchísimo a los lectores. Yo me sentí súper entendida con algunas cosas por más que no me hayan pasado a mí, así que si pasó eso conmigo, que soy la reina del hielo en cuanto al amor (Dritsos me ha escuchado decir mil veces, cuando me preguntan si tengo novio, "Dios me libre"), ¡imagínense a ustedes que son algodón de azúcar cada vez que pasan por el blog!

Esto también tiene que ver con la construcción de los personajes, ya que con uno o con otro siempre te terminás identificando. También shippeás personajes y te alegrás cuando a uno de ellos le sale algo bien, así que no es sorpresa que se sienta a Brenda, y no a la autora, hablando en la segunda parte... te hacés amiga de ella y te da consejos para seguir adelante o para ayudar a alguien que esté pasando por esto, ¡es divina!

Obvio que la parte más linda, la que ningún niño, joven o adulto se puede perder, son las listas: canciones, películas, los sí y los no de la recuperación de un corazón roto... son buenos consejos para alguien que está pasando por el duelo de una ruptura (¡y más si es la primera!) o también para alguien que quiere ayudar a un otro. Ojalá que la Xipolitakis lo lea para ayudar a su hermana, que acaba de romper con su novio, y pueda recomendarle una canción. #FinDeLasMentitas.

Por último hay que destacar, así como con S.O.S Tengo mi primera cita, el diseño. Precioso, cuidado y súper detallista... ¡y con turquesa! Muchos sabrán (y sino miren el blog) que amo casi todo lo que incluye algún tono de azul (desde azul oscuro hasta celeste pastel y turquesa), así que el color y cómo éste está usado me fascinó. Gracias, Daniela Coduto, por tu trabajo; siempre hay que fijarse en los diseñadores, que hacen trabajos buenísimos.

¿Terminaste la relación con tu novio o tenés una amiga que esté pasando por lo mismo? ¿Querés decirle a tu hija o a alguien que conocés que la vida no termina por un noviazgo? Leete Diario de una Ruptura, y si querés aún más recomendaciones de canciones de las que da el libro chusmeá #DiarioDeUnaRuptura en Twitter, que siempre tiro mi playlist rupturesco (¿?) por ahí.

* Quiero aclarar esto por si las moscas (¿?). No hay edad para leer, ni este libro ni ninguno. Cuando me refiero a "este tipo de libros" me refiero al tipo de público al que las editoriales y/o librerías lo dirigen. Hay varias personas de más de 20 a las que se lo regalaría, así como hay gente de 13 que no creo que lo necesite. Todo depende de uno y no de las etiquetas de marketing, siempre tengan eso en cuenta \o/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Algo para decir?