Furia: la experiencia rosarina en un libro feminista y futbolero

11.9.20

Portada de la reseña FURIA

Gracias a Algonquin Young Readers por el eARC. Pueden leer la sinopsis acá.

Había pedido este eARC mucho antes de que Algonquin me enviara un mail para quizás considerarme y así participar de su blog tour. Como hasta el momento no me lo habían dado supuse que era un simple mail a una base de datos de personas que alguna vez habían querido leer alguno de sus libros, pero mi sorpresa llegó a fines de julio, confirmándome que iba a ser parte de este bellísimo blog tour y que ahí abajito estaba mi link al eARC de Furia.

Leer esta historia fue rarísimo, pero en el buen sentido. Estaba leyendo un libro en inglés de una autora argentina que narra cosas que, si bien no me son tan propias porque no soy rosarina, me son súper cercanas. Quizás no reconocía las calles que nombraba, pero sí las facturas con el mate. Capaz no me encontraba en la pasión futbolera del equipo del barrio o por el goleador famoso, pero sí veía ahí a amigues y familiares. Puede que mi sueño no fuera ser la Furia en ámbitos profesionales, pero me encontré en Camila y su pasión por lo que hace, lo mucho que siente y lo mucho que lucha.

Quizás no me encontré en Rosario, pero sí reconocí a Camila en mis amigas y a su mamá en un par de madres y abuelas que conozco, a Marisa en alguien que ya no veo y a Karen en el segundo grado que tuve a cargo en unas prácticas educativas que hice en la facultad. Veo a Eda cada vez que prendo la tele. Y por eso Furia es importante.

Lo primero que se nos vende es que Furia habla de fútbol, y , habla de fútbol. Todo en esta historia está atravesado por el fútbol, desde las dinámicas familiares pasando por el amor hasta los sueños y objetivos, a cumplir, cumplidos y fallidos, de nuestra protagonista y su alrededor. Y a mí, la verdad, no me interesa. No me hiere en lo absoluto ese estereotipo de que todes les argentines estamos obsesionades con el fútbol, pero no es mi caso ni de casualidad. No solo no estoy obsesionada, sino que me aburre de sobremanera. No podría importarme menos tener la camiseta o el autógrafo de un jugador de fútbol. De pedo veo los partidos durante los mundiales.

Pero que este libro me haya gustado tanto a pesar de eso dice mucho de lo que trata, de lo que cuenta la autora y de su forma de narrar todo esto en términos generales.

Furia trata de fútbol, sí. Pero también trata de amor, de amistad, de la identidad, recorre el sentido de pertenencia y narra la violencia de género, la violencia en las calles, la pobreza infantil y la realidad de aquelles que crecen demasiado pronto para poder ser niñes pero que no siempre llegan a ser adultes. El rejunte de temáticas no siempre me convenció mientras leía, pero, a la vez, lo sentí híper cercano a lo que vivimos acá todos los días, sobre todo en los barrios más alejados del centro y en los más humildes.

La autora narra con la crudeza de los ojos de una adolescente que ya pasó por muchas cosas su rutina y lo que ve a su alrededor. Si bien muchas de sus experiencias me son ajenas, las sentí a flor de piel en todo momento. Las escenas en el merendero, por ejemplo, me rompieron el alma porque lo he visto por mí misma, y las escenas de ella con el padre, sobre todo cuando recuerda no haber cerrado con llave esa noche y estar vestida solo con una remera y ropa interior, me erizaron la piel. 

Es, sinceramente, uno de esos libros que me emociona haber leído. Primero porque es rarísimo leerse en un libro publicado en otro país, en otro idioma, con otro público en mente: cuando describe el sabor que te queda en la boca después del mate como verde no me inmuté, pero al toque mi vieja me pasó un mate y tras devolverlo no pude evitar pensar que sí, el sabor era el concepto de verde, y no solo por el color. Capaz es una gilada lo que estoy diciendo, eh, pero esa sensación de cercanía no me había pasado antes con un libro publicado originalmente en Estados Unidos *meme de Moni Argento envuelta en la bandera*

Pero segundo, y diría que principalmente, porque me gustó cómo trató las temáticas. Creo que cuando se nombraba al feminismo y sus problemáticas podría haber sido un poco menos brusco, como menos insertado en la historia y más parte de ella, pero aún así es importantísimo que nuestros pañuelos verdes, por ejemplo, se lean en otros países. ¿Cuántas veces vemos hilo de lo que está pasando en x país en Twitter? ¿Cuántas veces nos llegan noticias de marchas, contramarchas, movimientos sociales y militantes de Estados Unidos, mientras que acá a veces ni siquiera nos enteramos de lo que pasa cruzando la General Paz?

El tratar no solo con el machismo tan arraigado en nuestra sociedad sino también con la violencia de género e intrafamiliar, con el grooming, la pobreza infantil, el hambre en los barrios y la ruptura de ciclos familiares es algo que tenemos que ver, leer, consumir para poder experimentarlos, si no es en carne propia, a través de la voz de alguien más.

Furia es un libro hermoso y necesario, cuyos pequeños detalles son producto de buscarle la quinta pata al gato porque una está acostumbrada a eso. Es, en esencia, un libro liberador y feminista que habla de cumplir sueños y creer en vos misma.

Y Eda somos todas. Nos siguen culpando de nuestra mera existencia y nos siguen matando. Que Eda sea la última, en el mundo ficticio y en la vida real, en ser víctima de la violencia patriarcal a la que se nos ha acostumbrado. El Ni Una Menos más presente que nunca ✊🏽🔥💜💚

Wrap Up | Segundo trimestre de la Copa de las Casas BBB y otras lecturas

3.9.20



Ah, qué meses horrendos. Terribles.

Leí mucho, disfruté muchas lecturas, pero la cuarentena me tiene desanimada de absolutamente todo. ¿Les pasó? ¿Les pasa? Ayer estaba hablando con Eri de esto, de cómo a mí la realidad no me cambió mucho porque trabajo desde casa, sigo leyendo, sigo disfrutando, pero a la vez estoy muerta por dentro (?). En Twitter hablaba de cómo todo el tiempo es lunes a la mañana, un Día de la Marmota constante e insoportable. Ese mismo día le pedí a mi hermana que me cortara el pelo, y ahora estoy así. Me encanta y estoy re cómoda, pero tengo miedo de que la próxima me agarre la onda Britney pelada porque tengo que hacer algo para no caer en una rutina que no es rutina porque no puedo hacer nada.

PERO BUENO. Acá estamos, a principio de mes, y yo estoy haciendo un wrap up muy besho porque, aunque no terminé todos los libros que me propuse, hay varios puntos que me emocionan:

▸  Superé mi reto anual de Goodreads. Estoy emocionadísima posta, porque el año pasado, que fue un año muy raro y súper dudo, leí 25 libros, cuando los años anteriores mis libros completados varían entre 46 y 97 libros por año. No me importa tanto el número, sino que el año pasado no disfruté de leer. Y ahora lo estoy disfrutando tanto que completé mi reto tres meses antes de que termine el año. ¡Y lo superé!

▸ Arranqué a diseñar un bullet journal lector para el 2021, muy simple y enfocado en lo práctico más que en lo estético. Todavía no lo termino porque entre la vida y la frustración cuarentenil a veces no tengo ganas de hacer nada, pero el año que viene probablemente cambie la Copa de las Casas por esto. La Copa de las Casas le hizo mucho bien a mi yo lectora, como mencioné en el anterior Wrap Up, pero estoy armando mis propios retos mensuales y anuales para adaptarse a mi forma de leer, que es 100% la de una mood reader. Seguramente ya les contaré a fin de año o principios del 2021 qué estaré haciendo... si es que el COVID nos lo permite 🙃

▸ Pinté mi pieza (dos veces en menos de dos meses porque hubo un problema con la pintura y tuve que volver a hacer todo en menos de 24hs... hermosa experiencia que no me gustaría repetir nunca jamás) y ahora estoy trabajando (y durmiendo, y leyendo, muchas veces) en un espacio que me es realmente propio y que, aunque suene raro, me hace sentir más inspirada para escribir posts. Tengo muchos que me gustan ya empezados, muchas reseñas a medio hacer, todo culpa de este cansancio de cuarentena. Confío en que dentro de poco se me va a pasar todo esto.

▸ Entre junio y agosto leí 18 libros, más que en el primer trimestre del año 😱
Ahora sí, a lo que nos compete: el segundo bingo mágico, que, a diferencia del anterior, no completé 💔


Primera línea | Amortencia, Brebaje Parlanchín y Crece Huesos

Amortencia 
| Libro con un triángulo amoroso. Yo elegí The Green Door, un autopublicado del que recibí un eARC de la autora, que no me gustó para nada.
    Pueden leer mi reseña acá, pero, para resumir, es un libro que no me estaba gustando, que le iba a meter unas dos o tres estrellas porque la idea que te venden no está mal, pero hay mucha misoginia y algunos comentarios y acciones muy feos. Le terminé cambiando la puntuación (le puse una estrella originalmente) porque la autora se contactó conmigo para poder charlar de estas cosas, porque realmente no se había dado cuenta y quería poder arreglarlo para el siguiente libro, que terminé leyendo y cuyo resumencito está más abajo.

    No completéBrebaje Parlanchín. La consigna para esto era leer un guión u obra de teatro, y realmente es un género que jamás me llamó y que me pudre leer. Intenté leer (por tercera vez en mi vida) Romeo y Julieta, pero como claramente estaba SUFRIENDO al leerlo, lo DNFinisheé oficialmente, después de quince años intentando leer este clásico. Si quieren una mini reflexión sobre esto en Goodreads, hagan click acá.

    Crece Huesos | Libro que te haya hecho pasar noches en vela. Para esta categoría elegí un librazo: Blood & Honey.

    Este es el segundo libro de la saga de Serpent & Dove, libro que, por si no recuerdan, me gustó poco y nada. Blood & Honey lo leí por trabajo y grasiadió que tuve que hacerlo como persona responsable que soy porque me encantó. Tiene la onda que para mí le faltó al primero, la acción que me faltaba, y me alegra muchísimo no haber DNFinisheado esta saga. Pueden leer mi reseña acá.

    Segunda línea | Felix Felicis, Invisibilidad y Filtro de los Muertos en Vida

    Felix Felicis | Un libro que te hayan prestado, regalado o conseguido gratis. Acá elegí Nevertheless, She Wore It, libro ilustrado cuyo eARC me fue cedido por la editorial.

    Este fue un libro muy lindo, de lectura rápida, sobre moda y los cambios socio-histórico-políticos que la inspiraron o que esta causó. Los jeans, la minifalda, el durag y el cabello natural en las mujeres afroamericanas son cuatro de los numerosos ítems que toca este libro, con bellísimas ilustraciones y un empoderamiento femenino a través de la moda que aún está vigente.

    Podés leer mi reseña acá.

    Invisibilidad | Libro que tengas pendiente hace más de dos años. Para esta poción elegí Éste es el mar y oh boiiii, qué error gigante.

    Este ebook lo tenía en mis TBR digitales hace dos años o un poco más, desde que la locura por Enríquez invadió todos los ámbitos digitales de la literatura en Argentina y quise darle una oportunidad. Compré este ebook porque no estaba tan caro y porque era un libro cortito, y lo dejé ahí hasta hace una semana y media o algo así.

    No me gustó, no saqué nada positivo del libro, no me gustó para nada su forma de escribir. Lo sentí como un borrador apurado porque se venía la fecha de entrega del borrador final. Sigo con la esperanza de leer algo de ella que me vuele la cabeza a futuro, pero no va a ser en el futuro inmediato porque Éste es el mar me sacó las ganas. Pueden leer mi reseña acá.

    Filtro de los Muertos en Vida | Un clásico. A diferencia de Romeo y Julieta, acá releí un clásico que leí en la escuela: El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

    Como dije en mi reseña, es un libro que arranca gustándome, del que entiendo las referencias simbólicas, cuya narración no me encanta pero que, para ser un clásico, me es bastante cómoda... y después viene el final y me aburre, me harta, me torra. Meh.

    Tercera línea | Multijugos, Memoria y Veritaserum

    Multijugos | Libro que tenga una gran diversidad de críticas. Acá elegí un libro cuya pertenencia a esta categoría es cantadísima: Amanecer.

    Aún no tengo mucho para decir porque sigo escribiendo la reseña de este libro para la última parte de la serie Volviendo a Forks, pero pueden leer un comentario pequeño acá. En resumen: la primera vez que lo leí, en la secundaria, me costó seis meses terminarlo porque era aburridísimo. La segunda vez, hace un mes, más o menos, me pasó un toque lo mismo: no tardé seis meses, pero me aburrí como una ostra. El final me pareció interesante pero el hecho de que Meyer ni en pedo te meta la escena de acción que tiene que haber así como no mata a quien tiene que matar, me dio por las bolas nuevamente.

    Memoria | Libro que quieras leer o te hayan recomendado varias veces. Esta no fue una recomendación directa sino que lo vi muy recomendado en ciertos sitios de literatura y en las redes, así que pedí y me cedieron su eARC: After Elias.

    Esta es una historia dramática que tiene un toque de misterio, y me pareció buenísima. El lector no sabe en quién confiar, no sabe qué pensar ya que hay muchas pruebas a favor y en contra de Elías (no spoileo nada, literalmente esto está en la sinopsis), y el narrador es un toque unreliable, de esos en los que no sabés si confiar porque o no cuentan con toda la información o les faltan algunos patitos en fila.

    Pueden leer mi reseña acá.

    No completé: Veritaserum. Para este arranqué El señor de las moscas, un clásico que nunca leí y que, si bien me venían gustando las pocas páginas que leí, no estaba en el mood para leer esta historia y no llegaba con los tiempos para completar el bingo, así que decidí dejarlo de lado por ahora.



    Ciel trata sobre le protagonista del mismo nombre, una persona no binaria, que tiene las típicas preocupaciones de une niñe de su edad por estar en la escuela, por su relación a distancia con su novie, por su relación con su mejor amiga. La verdad es que es un libro muy bello cuyo eARC agradecí, porque es hermoso leer un libro de este estilo y tan bien construido para les niñes, que es el público al que está dirigida esta historia.

    Pueden leer mi reseña acá

    Me gustan mucho las lecturas esotéricas de este tipo, porque, si bien no soy bruja ni hago rituales ni tengo cristales, me parece muy interesante las diferentes prácticas de las mal llamadas brujas en la actualidad. En Secrets of the Witch podemos hacer un recorrido ilustrado entre la historia de las mujeres perseguidas y quemadas por brujas, aquellos nombres que resaltan en la historia de las mujeres dedicadas a esto y entre los elementos que se utilizan, así como algunas hierbas y plantas.

    Podés leer mi reseña acá.

    How to they/them es una guía ilustrada por una own voice que nos ayuda a conocer el universo de los pronombres no binarios y poder comunicarnos de forma correcta cuando hablamos de una persona no binaria. Por ejemplo, a las personas cis nos enseña cómo pedir perdón por usar los pronombres correctos cuando nos equivocamos, porque estamos acostumbrades a etiquetar a alguien de forma binaria por su apariencia física. Y parece una boludez, pero no lo es tanto, y le autore nos cuenta algunas de sus propias experiencias al respecto.

    Pueden leer mi reseña acá.

    The Red Door es la segunda parte de The Green Door, cuyo eARC me mandó su autora una vez que corrigió las cosas que le critiqué en el primer libro. Estuvo un poco mejor que el primero, sigue teniendo unos cuantos problemas, que ya los hablé por privado con ella, pero dentro de todo es más interesante. Me gustó un poco más el mundo detrás de la puerta roja, los personajes tienen un poco más de desarrollo, pero tampoco es la gran cosa.

    Pueden leer mi reseña acá.


    Writers & Lovers es otro libro que leí por trabajo, y por suerte pasó así porque es un libro que no me parece algo que agarraría si no tuviera la responsabilidad de leerlo. Como digo en mi reseña, es un libro que arrancó no gustándome porque la literatura "adulta" contemporánea suele aburrirme, pero enseguida me di cuenta de que ese aburrimiento no era aburrimiento en sí, sino lo que la autora me estaba transmitiendo con respecto a lo que leía: la vida de Casey, su frustración, su aparente callejón sin salida que tiene como borrador, etcétera. Es un libro hermoso y que súper recomiendo aunque, como a mí, no te guste este tipo de libros.

    Otro libro que leí por trabajo: Skyhunter. En algún momento había intentado leer Warcross, también de Marie Lu, y no me había gustado nada. Imagínense que no lo terminé y lo doné a una biblioteca popular, de lo poco que me interesaba leerlo. Y aunque aún no me interese, porque es la temática lo que me aburría por demás, sin dudas voy a leer más cosas de Marie Lu: Skyhunter es hermoso, está lleno de acción y un mundo increíble y súper interesante. Pueden leer un poquito más de mi reseña acá, pero sin dudas les recomiendo correr a la librería una vez que salga en nuestro país.

    Furia es un libro que me ofrecieron para formar parte del blog tour, y sin dudas dije que sí: la autora es una argentina viviendo en Estados Unidos, y la historia trata sobre una chica de Rosario que sueña con triunfar en el fútbol, pero tiene que esconder su sueño y sus prácticas con su equipo porque su familia, machista hasta el caracú, no la deja.

    La reseña completa se publica el 11/9 como parte del blog tour, pero les dejo un pequeñísimo comentario que dejé en Goodreads (y más abajo pueden chusmear mis updates mientras lo iba leyendo).

    Me encanta leer a Casciari y este libro lo tenía empezado hace un tiempo. Hace poquito me propuse leer los libros que tenía en la mesa de luz y El pibe que arruinaba las fotos cayó en esa. Me gustó bastante, leí algunos cuentos que se los escuché narrados a él, lo cual hizo que me gustaran un poquito menos, pero otros, como el del auto y la sobrina y el de Chichita y el celular, me hicieron llorar tanto como los escuché en vivo. Quizás un poco más.

    Pueden leer mi reseña acá.

    Este es un libro que tenía en la biblioteca por el trabajo, así que decidí leerlo para cumplir con el reto mensual de agosto, que era leer un libro en un solo día. El método Dogfulness es un libro sobre mindfulness y crecimiento personal, temáticas que no leo porque no soy fanática en lo absoluto, pero debido a mi amor por les pichiches me animé a darle una oportunidad. Lo cierto es que se lee rapidísimo, tiene ilustraciones muy mononas y es un regallo muy bello para cualquier amante de les perrites.

    Pueden leer mi mini reseña acá.

    Lo anteúltimo que leí es Los niños y la TV argentina, un libro sobre un estudio teórico-empírico de los años 80 sobre cómo se comportan les niñes argentines con la nuevísima llegada de la TV a color a los hogares de nuestro país. Así, habla de las preferencias por grupo etario, los contenidos educativos que tiene para ofrecer, etcétera. Si me preguntan me parece una lectura al pedo porque no es algo que me sirva para absolutamente nada, pero me interesa leer este tipo de cosas y siento que puede serle útil a alguien que esté estudiando una temática afín (?)

    Mi mini reseña acá.

    Por último, leí Les Rares, un libro sobre relatos de diversidad sexual que alguien cercano me prestó antes de que arranque la cuarentena y, bueno, nada, sigue en casa esperando a que termine todo esto para que pueda ir a devolvérselo. Y la verdad es que me gustaron la mayoría, peeeeero, pero, pero, hay un par de críticas que le hice acá, una de ellas muy importante que tiene que ver con una relación pedófila que entiendo que cuenten por la importancia política que tiene, pero que es demasiado actual como para que esté tan naturalizada como sí pasaba en el siglo XIX y similares.


    No hubo muchas entradas en el blog este trimestre, principalmente porque, como dije al principio, a pesar de que estoy muy inspirada, la cuarentena me tiene (disculpenmé) del orto.

    Hablé un poco del proyecto que tenemos con Eri, Young & Bookish, y el bingo invernal que propusimos... y nada más. Ni siquiera reseñas. Así de desastre fue mi trimestre en el blog. Peeeero si todo sale bien, pronto traeré un par de entradas que estuve pensando y armando, si mi cerebro cuarentenado se pone las pilas y las termina.


    ▸ A través de Young & Bookish estamos armando una base de datos de representación en la literatura juvenil disponible en Argentina, que es colaborativa y se nutre de los aportes de todes les lectores y sus conocimientos y lecturas.

    ▸ Andrea Tomé escribió un pequeño ensayo llamado En defensa de la literatura juvenil cuando en las redes volvió a encenderse el debate de "¿la literatura juvenil es basura o es que sus lectores son idiotas?" de parte de snobs literaries.

    ▸ La bella Eve, conocida como Editófila en las redes, comenzó a crear contenido en relación a organización, planificación y productividad. Por ahora lleva poquitos posts pero me parecieron muy útiles y ya apliqué varios de sus consejos a mi rutina, que está bastante empelotada por la cuarentena.

    ▸ Donna Gephart, autora del hermosísimo Lily & Dunkin, escribió un ensayo hermoso sobre por qué los libros con temáticas difíciles leídos por niñes y jóvenes son necesarios. Está en inglés, pero, si tienen la oportunidad de leerlo, no se lo pierdan.

    ▸ Constance Grady publicó un artículo en Vox (también en inglés) que habla sobre por qué se odia tanto al fanfiction y cómo esto en realidad tiene que ver con los lugares que ocupan las feminidades y lo queer dentro de la producción de contenido.

    ¡Cuéntenme sobre ustedes! ¿También fueron unos meses terribles? ¿Se sienten frustradísimes como yo? ¿Leyeron mucho o poco durante la cuarentena? ¡Les leo!

    Young & Bookish | Bingo Invernal

    19.6.20



    ¿Qué tal, mis estimades lectores? ¿Cómo les está tratando este clima bipolar, de días recontra cálidos y noches propias de Alaska?

    Yo acá ando, con un mes en el que estoy teniendo muchas menos lecturas que el anterior y mucho cansancio, entre la cuarentena, el trabajo y el estudio.

    Pero como a mí toda actividad me sirve para invitar y motivarme a leer, desde Young & Bookish, el espacio para lectores que les comenté en la entrada anterior, lanzamos este bingo invernal de tres meses de duración, en el que proponemos leer nueve libros con alguna característica particular y divertirnos entre todes.

    Y habrá futuros sorteos para quienes participen... así que yo no me lo perdería 👀 pueden ver las consignas del bingo haciendo click acá.

    Young & Bookish

    11.6.20



    Bienvenidos, bienvenidas, bienvenides de nuevo a Plausible, donde, esta vez, les presento un nuevo proyecto junto a Eri.

    Allá por 1864, cuando nos hicimos amigas con Eri, comenzamos a hablar no solo de nuestra vida en general y los libros en sí, sino sobre literatura, el trabajo en la industria, el ambiente BBB... muchas, muchas cosas que excedían nuestros blogs y cualquier tipo de acción que pudiéramos generar a través o en ellos.

    Por eso, creamos este espacio por y para lectores de todas las edades y los gustos literarios (pero, sobre todo, fans de la literatura juvenil, que es lo que ambas amamos y a lo que nos dedicamos). Buscamos que sea divertido, que nos una como comunidad y que esta pueda llenarse de risas, actividades y (nuevas) amistades.

    Pueden encontrarnos en Twitter e Instagram como @youngbookish, y pueden ver nuestras primeras publicaciones aquí y aquí... pero no se duerman, que mañana se viene otra 😉

    ¡Ojalá les guste Young & Bookish!

    Volviendo a Forks: Robert Pattinson nos advirtió sobre esto y tenía razón

    18.5.20

    Estamos por llegar al final de la saga principal de Crepúsculo, con Midnight Sun reciente y finalmente anunciado, y con una futura entrada bastante planeada y ansiada: quiero, por fin, poder publicar lo que pienso de Amanecer y de Meyer en general. De Amanecer no estoy segura porque recuerdo haberlo odiado en su momento, pero de Meyer tengo muchas cosas buenas para decir. Que la historia me juzgue.

    Eclipse es, según mucha gente, el mejor libro de la saga. Que tiene acción, que por fin Bella y Edward están juntes, que se empieza a formar el plot de Amanecer... y yo, sinceramente, apenas me lo acordaba. Tampoco es que lo hubiese disfrutado mucho: para mí la historia era sobre Edward y Bella, así que no había libro mejor que Crepúsculo, el resto no importaba. Solo recordaba pequeños detalles que en esta relectura descubrí que pertenecían a la película y no al libro. Shocking, disappointed, devastated: para mí eran las mejores partes.

    Una de las primeras cosas que se me vinieron a la mente leyendo este libro es qué baja teníamos la vara en relación al amor y a las relaciones en la época en la que lo leímos. Bella y Edward tienen la misma química que une vegane con un plato de mollejas. Me resultó tan difícil leerles como pareja que me fijé legítimamente si el chabón que me había vendido los libros me había enganchado un fanfic mal hecho, o si yo, al leerlo por primera vez de adolescente, realmente leí este mismo libro u otro que encontré por ahí.

    Ni el pibe me truchó los libros ni es una versión diferente a la leída durante mi adolescencia: Edward y Bella tienen tanto sentido romántico como un pingüino en Egipto. Te acepto que quieran ser pareja siendo él un vampiro y ella una humana, porque es el plot y porque era lo que nos interesaba en su momento, el ser diferente, pero tienen tan poca lógica en lo romántico como [otro ejemplo pedorro].

    Este sentimiento de horror por esta pareja no sale solamente del hecho de que tengan poca química: si venía viendo violencia en los anteriores libros, acá hubo un peak hermosísimo. La violencia de Edward explota durante Eclipse, como si, ahora que Bella ya está con él, no tuviera que finjir más: no es ni romántico ni gracioso el hecho de que Bella tenga (y cito) terror de su novio cuando decide ir a visitar a su amigo Jacob, porque sabe que se va a enojar. Tampoco es ocurrente ni correcto que una tarde le saque literalmente una parte del motor del auto para que no vaya a territorio licántropo, y que le diga que "va a arreglar el auto a tiempo para que vaya a clases, pero no antes". En términos reales, me hace acordar a cuando mi ex tenía mi contraseña de Facebook (allá por 1975) y yo estaba todo el tiempo cuidando lo que decía porque sabía que entraba a leer mis mensajes privados.

    Cero violento. Robert Pattinson nos advirtió muchas veces de que esto era loquísimo y que Edward era un psicópata; en este hilo de Twitter pueden encontrar la locura de Rob, pero también en este video pueden ver su descontento con absolutamente todo lo relacionado a Crepúsculo. Les dejo acá una imagen que pueden usar para identificarse con esta movida 😍


    Obvio que el pin de tóxiques tiene los colores de Gryffindor 

    Este es el primer libro de la saga que tiene plot propio, fuera del romance: Crepúsculo trata sobre el enamoramiento de Bella y Edward (lo de James, Laurent y Victoria aparece en el 15% final, así que no lo considero el plot principal), Luna Nueva sobre la ausencia de Edward (lo de les Vulturi pasa en el mismo por ciento que lo anterior) y este, por fin, trata sobre el último tiempo de Bella antes de convertirse en el último libro de la saga y el hecho de que en Seattle hay muchos asesinatos y desapariciones que parecen ser causados por vampires neófites. Por fin, por fín hay algo que no se centra en el romance de nuestros dos protagonistas, tan interesantes como un plato de sopa.

    Y no pasa nada.

    Siempre dije que las películas de la saga son diez veces mejor que los libros: nos dan la acción que Meyer no sabe y se niega escribir (como comprobaremos en Amanecer). Nos dan ese picantor interesante que le pone las ganas a esta fiesta de mediocridad, que acá apenas si leemos durante la historia de vida de Jasper y Rosalie. Nunca leí La segunda vida de Bree Tanner, aunque pretendo hacerlo esta vez, y quizás la acción está ahí, pero no tendría por qué leer una novella para encontrar la acción. Ese tipo de libros es para sumar información, no para parchear contenido que faltó en el libro principal. ASÍ NO FUNCIONA, MEYER.

    Jacob sigue siendo un machito horrible, no hay ninguna novedad al respecto. En este caso besa a Bella sin su consentimiento, y eso es abuso de acá a la China. Sí, obvio, en su momento era romántico y bla, pero incluso entonces Meyer escribía a Bella horrorizada, ofendida y asqueada de que su amigo esté haciéndole eso cuando explícitamente y reiteradísimas veces le dijo que no.

    Todo el concepto de amor que presenta Meyer está mal. Por un lado tenemos a Edward y Bella, y también un poco de Jacob, cuyo vínculo es horrible. Tenemos familias fracturadas cuyes hijes hacen de xadres, como con René y Charlie, parejas que se salvan (literalmente) les unes a les otres, como Rosalie y Emmett o Carlisle y Esme, mujeres que dedican una parte de su vida a esperar al indicado y la otra parte a pasarla con él, como Jasper y Alice... y sí, ya sé que son historias, que no es tan así, que estoy leyendo mucho into this, pero lo cierto es que esta relectura nació de la necesidad de entender ciertas lógicas en mi vida y en la de tantes amigues con respecto a sus hábitos de lectura, a sus gustos, a sus libros (en el caso de escritores, publicades o no) y, sobre todo, a sus (nuestros) vínculos en la vida diaria.

    Entiendo que no es la única causa de los problemas que he visto a la hora de relacionarnos, por ejemplo, pero sí creo que es importante como la lectura formativa que fue y por lo que significó para el YA de ese entonces y el que vino después.

    Pero también estoy entendiendo con esta relectura que quizás Meyer como persona no haya tenido la culpa de todo aquello por la que la señalaron durante todos estos años. Quizás (en realidad, sé que) fue el chivo expiatorio de muches cuya superioridad moral no es tal, y a quienes los consumos adolescentes le importan más que le desesperan.

    Los Juegos del Hambre: el primo fachero de Battle Royale

    4.5.20

    Doy por sentado que todes leímos esta saga, así que, si hay algo que puede ser considerado spoiler, no lo voy a marcar, como sí hago en otras reseñas. Están avisades (?)

    Si me conocen, saben que no soy de releer libros: siento que es un poquito una pérdida de tiempo, teniendo tanto para leer y tan poco tiempo en esta vida para hacerlo. Lo hago por trabajo, por proyectos específicos (como mi pequeña aún-sin-finalizar serie de reseñas-ensayos "Volviendo a Forks", en el que releo los primeros cuatro libros de la saga Crepúsculo y leo el resto de ellos) o para bancar a amigues en lecturas conjuntas, que, a su vez, tampoco se me dan muy bien.

    Veníamos hablando con Luz sobre esta lectura conjunta, y la lanzó hace no mucho, con el timing perfecto para esperar la precuela de Los Juegos del Hambre. De nuevo, lo hice para bancarla en esta lectura conjunta, pero, a su vez, quería (quiero) leer la precuela y me acordaba detalles muy generales de la trilogía, así que decidí sumarme.

    Todo me agarró un poco de sorpresa. Primero, porque es de esos libros que yo tardaba mucho en leer, no por la cantidad de páginas o porque fuera una historia complicada, sino porque me gustaba mucho y quería hacerlo durar... y esta vez apenas si me duró un par de días. Segundo, porque no pude evitar vislumbrar algunos detalles en los que está basado mi análisis de "Volviendo a Forks", y no me fue tan cómodo como recordaba. Es más: bajó una estrella en Goodreads, y no porque haya sido un libro malo.

    Vamos por partes: la historia. Se sabe que está bastaaaante basada en Battle Royale, un libro que odié con el alma y que defenestré en una reseña de más de dieciocho mil caracteres acá, en el blog. Por si quieren saber mi opinión al respecto sin leer los siguientes párrafos, pueden pasar al subtítulo "Por qué Suzanne Collins es medio chorra pero merece el perdón de Dios" dentro de la reseña de Battle Royale.

    Los personajes están bien personificados en su justa medida: si hay un tributo que muere durante los primeros cinco minutos, en la Cornucopia, no necesitamos conocerle demasiado. Aquellos que están hasta el final, o que tienen un papel importante en el libro, son personajes que podemos conocer por personalidad, por caracterización o por forma de manejarse durante los Juegos (por ejemplo: la Comadreja, que apenas si tiene una pequeña caracterización pero se habla mucho de cómo es su estrategia). No me sentí perdida en ningún momento e, incluso cuando no recordaba del todo los nombres, era fácil entender de quién se hablaba por el distrito o por el grupo con el que estaba.

    Conocemos, también, las razones detrás de los Juegos del Hambre, estemos o no de acuerdo con ellos: hubo rebelión, el Capitolio se las aplicó, destruyó el Distrito Trece e instaló los Juegos para recordarles al resto de los distritos quién es el que manda. Hay una backstory que justifica la existencia del libro en sí, hay una protagonista que, sorprendentemente, para los libros distópicos de la época, no es una Mary Sue, y hay, también, algo por lo que luchar, no un futuro incierto e hipotético al que el lector no tiene acceso. La verdad, en términos generales, creo que es un libro bastante sólido en las bases.

    Mi problema comenzó con mi deconstrucción a través de los años y mis ganas de leer el libro porque sí, y no porque tuviera que ganar seguidores, o tener que estar al día con las sagas que estaban de moda, o incluso por tener que responder a una lectura conjunta que por suerte me da la libertad suficiente como para manejar mis tiempos como quiero.

    Vi, por primera vez, después de ¿ocho? años, la realidad de la relación de Peeta y Katniss. Si bien tenemos un libro con 80% de pura acción, Katniss intentando no ser asesinada, etcétera, en cierto momento se junta con Peeta para poder ganar como pareja del mismo distrito. Y ahí comenzamos a ver cómo Katniss realmente se relaciona con Peeta.

    A todo esto, quiero aclarar que siempre fui #TeamPeeta. Gale siempre me pareció un tarado e inimputable, lo detestaba y, si bien con esta relectura bajó un poquito la bronca, sigue ahí. Pero la diferencia es que ya no veo cómo podría ser team Peeta, si veo, por fin, lo más básico de su relación con nuestra protagonista.

    Katniss desde un principio se siente en deuda con Peeta, eso lo supimos siempre: si no le hubiese tirado el pan esa tarde de lluvia ella no solo no hubiera sobrevivido el día, sino que tampoco habría tenido la idea de salir del distrito para buscar raíces comestibles y, después, cazar.

    Y cuando estamos en la Arena, se siente en deuda por hacerla ver deseable en la entrevista, y por haberla salvado del grupo de les profesionales, y por ser quien hace que sus momentos en televisión valgan la pena. Porque, como ella piensa y como dice Haymitch, no tiene ni una pizca de carisma para el público del Capitolio, porque, y con razón, les odia. Nunca podría ser lo suficientemente interesante como para recibir regalos de sponsors durante los Juegos.

    Así que, desde que encuentra a Peeta hasta el final, hace lo que sabe que Haymitch le está exigiendo desde afuera: fingir que ama a su compañero de distrito. No solo se obliga a actuar all lovey dovey con él, sino que, además, comienza a pensar en Gale y, aunque no siempre de forma explícita, cómo se estará tomando todo eso. Porque con Gale son solo amigues, pero ella sabe que bien podría escaparse con él y sus familias y vivir juntes para siempre. No quiere hijes, no quiere casarse, pero Gale es bueno, es casi su alma gemela, y realmente le gustaría estar de vuelta con él y no ahí, con Peeta medio muerto en el ojo del huracán.

    Los Juegos del Hambre sigue siendo un libro increíble, con una base muy sólida y mucho mejor que la (inexistente base) de Battle Royale, pero, como todo libro escrito hace más de diez años, al revisarlo hay algunas cosas que no me terminan de cerrar. Sobre todo sabiendo cómo sigue la saga, comienzo a notar esos pequeños detalles que me hacen mucho ruido, y no puedo disfrutar la parte de romance que tienen los libros, lo cual sí disfruté y mejoró muchísimo mi experiencia de lectura cuando lo leí por primera vez, hace mil millones de años.

    Que esto no se entienda como lo que no es: hay que leer Los Juegos del Hambre. Para mí es parte de la base de la literatura juvenil contemporánea, sobre todo del boomazo que fue este género del 2012 al 2014, más o menos. Hay ciertos libros que hay que leer para entender cómo fue el inicio este movimiento increíble que es el de les BBBs, aún cuando ya hubiera bloggers mucho antes de esta saga en particular o algún otro libro que yo considero base para entender(nos) (el) hoy.

    Lo que recuerdo bien claro de esta saga es que, aunque muches amen En llamas, para mi yo de hace ocho años la trilogía no hacía más que decaer de acá en más. Veremos qué nos depara el futuro *música lúgubre*

    Wrap up | Primer trimestre de la Copa de las Casas BBB y otras lecturas

    30.4.20


    Buenas y santas, fellow lectores. ¿Cómo andan? En cuarentena, supongo. ¿Se están lavando las manos? ¿Están sanitizando las compras semanales?

    Yo ando medio podrida, trabajando mucho pero, y por suerte, también leyendo bastante. Aún no tuve oportunidad de escribir aquello que quiero escribir sobre mi experiencia con la lectura en el último año y medio, pero, y en resumen hasta que eso pase (o no), el resumen es el siguiente: pasé un año y medio sin publicar en este blog, casi sin leer y en el 2020 me anoté en la Copa de las Casas BBB para darme un empujoncito y leer y reseñar más.

    ¡Y funcionó!

    Voy 13 libros leídos, que es más o menos la mitad de lo que leí el año pasado. No es un número grande ni estoy haciendo cuentas particularmente (llevo la cuenta gracias a Goodreads), pero habiendo leído eso en menos de la mitad del año, cuando el año pasado pasaron meses sin que tocara un libro, me pone muy contenta.

    Aquí, entonces, el wrap up de los libros leídos hasta ahora, empezando con el primer bingo mágico de la Casa de las Copas BBB, correspondiente al primer trimestre de la Copa.


    Primera línea | Escarbato, Bowtruckle y Dragón

    Escarbato | Libro con portada metálica o cosas brillantes. Yo elegí Stars Above, un librillo lleno de las novellas/historias cortas de la saga Crónicas Lunares, de Marissa Meyer.

    La verdad es que no estuvo mal, pero creo que lo habría disfrutado muchísimo más de haberlo leído hace unos años, apenas terminada la saga principal. Pueden leer la reseña acá.

    Bowtruckle | Libro con plantas en la portada o que transcurra en un ambiente natural. Yo elegí Luna Nueva, la segunda parte de la saga Crepúsculo, de Stephenie Meyer.

    Para les que no saben, Justin es de piscis. Para les que tampoco saben, estoy haciendo una relectura de los cuatro libros principales y una posterior lectura de los libros del CCU (Crepúsculo Cinematic Universe (?)) que no leí, como lo poco que hay de Sol de Medianoche (update: el lunes Meyer compartirá una noticia muy grande. Se cree que es la versión terminada de este libro. Estoy muy emocionada), La segunda vida de Bree Tanner y, créanlo o no, Vida y muerte. Esas reseñas-ensayos van a estar en mi saga "Volviendo a Forks", y la reseña de este libro ya está disponible acá.

    Dragón | Libro con un personaje que quiera hacerse con el poder. Siguiendo la lógica anterior, elegí Eclipse, la tercera parte de la saga Crepúsculo, de Stephenie Meyer.

    Aún no hay reseña porque lo terminé hace muy poquito y aún estoy intentando poner en palabras lo muy soso que me resultó, pero acá pueden encontrar una preview al momento de publicarse esta entrada y, si llegan después, el link que les va a llevar a la reseña completa.

    Segunda línea | Thunderbird, Boggart y Elfo doméstico

    Thunderbird | Libro en el que el protagonista viva una aventura en un entorno diferente. Seguimos con la saga de Forks y para esta categoría elegí Crepúsculo, el primero de la saga del mismo nombre, de Stephenie Meyer.

    La verdad es que me gustó mucho, obviamente bajando la vara a los romances de esa época, cero deconstruidos, muy violentos. Me dio gracia que el nudo de la historia se presente en el último 15% del libro, y el nunca haberme dado cuenta de que el 85% era solamente de Bella enamorándose de Edward y un romance terriblemente escrito. Ni hablar de que la sinopsis dice que Edward es un vampiro y el lector está un cuarto de libro haciendo como que no sabe la naturaleza de nuestro protagonista masculino.

    Todos esos y más errores (y horrores) en la primera reseña de este proyecto, acá.

    Boggart | Libro fuera de tu zona de comfort. Había pensado leer poesía para esta categoría, pero el Reto entre Casas me sorprendió y terminé eligiendo Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago.

    Me gustó mucho y lo leí en menos de dos días, a pesar de que iba a pasar todo lo contrario. Porque, encima, había elegido a otro para el Reto, que nunca terminé porque me aburrió muchísimo y me pareció alejadísimo de las muchas o pocas expectativas que tenía.

    Es un libro crudo y a veces bestia, que parece haber sido dictado por voz y hermosísimo para comenzar a leer en medio de una pandemia por la que estamos en cuarentena... como los personajes de la historia. Pueden leer la reseña acá.

    Elfo doméstico | Libro que hable sobre una minoría. La verdad es que tenía muchos libros sobre diversas minorías para leer, incluso libros que hablan sobre el atropello y abuso repetido de esas minorías, pero elegí, mejor, informarme mientras disfrutaba de la lectura. Bajé un pendiente del 2019 eligiendo Alzamos la voz, de Fabiana Scherer.

    Fue un libro que me gustó muchísimo y que creo es una puerta de entrada muy accesible para aquelle que quiera adentrarse en el feminismo. Toca temas de todo el mundo pero principalmente de Argentina y Latinoamérica, por lo que me parece una muy buena apuesta para tener en nuestras bibliotecas.

    No tiene reseña en el blog porque acá intento darle un tono gracioso a mis reseñas, aunque sea un toquecito, y me parecía un insulto siquiera pensar en hacer un chiste en un libro sobre feminismo. Así que pueden leer mi opinión en Goodreads haciendo click acá.

    Tercera línea | Gorros rojos, Hipogrifo, Occamy

    Gorros rojos | Libro en el que muera un personaje. La verdad es que en casi todos los libros que leí este mes muere algún que otro (a veces varios) personaje(s), pero decidí arrancar con todo (pues este es el primer libro que leí para el bingo) y elegí Harry Potter y el Misterio del Príncipe, el sexto libro de la saga Harry Potter, de J.K. Rowling.

    Estoy intentando escribir algo con respecto a mi experiencia con Harry Potter, ya que soy fan desde chiquita y amo el universo entero, pero, a pesar de haber intentado el primero de la saga de adolescente, recién ahora, de adulta, la leí. Me llevó un par de años entre idas y venidas con muchas cosas personales, de estudio y de trabajo, pero acá estoy, esperando a que termine la cuarentena para dejar pasar un período coherente y, ahí sí, ir a una librería a comprar las ediciones de Slytherin en inglés y releer la saga. Sé que puedo comprarlas online porque se permite el envío puerta a puerta, peeeero, no sé, hay ciertos libros que solo compro si los tengo en mis manos antes.

    En el mientras tanto, pueden leer mi reseña acá (me parece medio al pedo reseñar a la MISMÍSIMA saga de Harry Potter en el blog, así que dejé una pequeña reseña en Goodreads).

    Hipogrifo |  Libro donde el protagonista no es lo que aparenta. Busqué, por fin, terminar la saga, así que me animé a Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, la séptima parte de la saga ya mencionada cuya autora ya sabemos quién es.

    No tengo mucho más para decir, más que lo anterior. Es, quizás, mi libro favorito de la saga. No lo sé. Lo sabré, quizás, cuando la relea. Mientras tanto, dejo mi amor absoluto por esta saga por acá.

    Occamy | Libro de +300 páginas que se te haya hecho corto o de -300 páginas que se te haya hecho largo. Ay, estaba segurísima de que el libro que cayera en este categoría (pues no elegí ninguno a conciencia, obvio) iba a caer en la primera parte de la consigna. Pero terminé leyendo El Mago de Oz, un libro de L. Frank Baum bastante corto que terminó siendo un re sufrimiento.

    La verdad, no hay mucho para decir más de lo que ya está en la reseña. Me parece un libro piola para no tratar a les niñes de idiotas, como a veces pasa con ciertos libros más tirando a lo infantil, pero tampoco como luces encendidas que entienden todo al toque. Pueden leer la reseña acá.


    Previo a entrar a la Copa de las Casas BBB e incluso ya habiendo empezado, leí otras cosas que no aplicaban al bingo. Arranqué enero con Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, de Benjamin Alire Sáenz, libro que me gustó muy poco y que incluye una escena de abuso (hasta un par, diría) que muches pasaron de largo pues shippeaban a Ari y Dante y era el libro de la época. Para muches aún lo es. Además de una salida forzada del clóset, lo cual me gustó menos diez. Pueden leer la reseña en Goodreads acá.

    También leí Harry Potter y la Orden del Fénix, la quinta parte de la saga, y me gustó muchísimo. Hay ciertas cosas que prefiero de las películas (no me bardeen, porfis; crecí con ellas y ciertos sentimientos no fueron los mismos al verlos en pantalla), pero sin dudas es un libro hermoso.

    No es mi favorito, como muches vaticinaron (?), pero se acerca bastante después de HP7 y HP3. Mini comentario al respecto acá.

    El último que leí en enero fue La segunda vida de Holly Chase, de Cynthia Hand. Un retelling de Cuento de Navidad de Charles Dickens, y la idea del libro en sí me gustó bastante pero cuyo romance ruined it for me. Me gusta todo tipo de vínculos mientras no ocupe tanto de la historia, y por eso no leo romántica.

    Amo que muchos retellings hayan vuelto a nuestras bibliotecas, porque amo el género. Pueden leer mi mini comentario acá.

    Y por último, pero no por eso menos importante, me uní a la lectura conjunta de Luz: la trilogía de Los Juegos del Hambre antes de que salga la precuela en mayo. Y aún no subí la reseña del primero, que es el único que terminé hasta el momento de escribir esto, pero pueden leer un pequeño adelanto acá (o la reseña completa, dependiendo de cuándo lean esta entrada). 


    Este primer trimestre publiqué una sola entrada que no fuera una reseña, y qué bueno que hice este wrap up general, y no solo de lecturas, para poder darme cuenta de las ganas que tengo de publicar más cosas por fuera de reseñas. Y tengo mil ideas anotadas en mi cuadernito, pero por A o por B siempre me cuelgo, o pasa algo, o no tengo tiempo y prefiero publicar una reseña antes de otra cosa.

    Para el 8M publiqué Seis libros que todas las feminidades deberíamos leer. Son tres libros de literatura juvenil, uno de literatura "adulta" (🙄) y dos de no ficción para adentrarse en las problemáticas de las feminidades, en la lucha por nuestros derechos y en el feminismo.


    Teniendo en cuenta que tengo muchas ganas de revivir un poco la parte de blog de les BBBs de Argentina (se pueden sumar, si quieren), quiero compartir algunas entradas que vi en estos meses en la blogósfera que me gustaron mucho. No necesariamente son 100% contenidos de argentines.

    ▸ Eri de The Magical Library hizo tres publicaciones sobre cómo ser freelancer y no morir en el intento. La primera (la que estoy linkeando) la publicó el año pasado, pero en marzo publicó la tercera y (por ahora) última parte.

    ▸ Matías de Matías Dice, un argentino en Madrid, hizo algunos racontos de su cuarentena. El día cuatro, particularmente, en el que fue a la farmacia, me gustó mucho.

    ▸ Andrea de Conejo Literario hizo una pequeña recopilación (y no solo de libros) sobre mujeres que encontraron su voz.

    ▸ Xime de Entre muros de papel está publicando una serie de entrevistas a gente del mundo editorial, para conocer en qué consiste cada trabajo de la industria.

    ▸ Fede de Atrapado en la Lectura está recopilando las librerías que hacen envíos a domicilio durante la cuarentena, con información de todo el país.

    ▸ Eri vuelve a aparecer en la lista por haber creado un blog que va a venir bien a editores, correctores y escritores. Se llama Soy correctora y es precioso.

    ▸ Juli de Mi universo literario reflexionó sobre lo que la literatura juvenil debe entender de les adolescentes, y me parece un planteo súper válido.

    Eso fue todo lo que pasó en el blog en estos primeros cuatro meses del año. ¿Qué tal ustedes? ¿Leyeron mucho? ¿Leyeron poco? ¿Estamos enfrentades en la Copa de las Casas BBB?