The Spectacular Now

13.2.15

Así que mi novia, Cassidy, está amenazando con botarme a la zanja del desagüe otra vez, mi mejor amigo de pronto quiere ponerle freno a nuestra vida de fabulosa diversión, mi mamá y mi hermana mayor están tramando un futuro en el que me convierto en un vampiro atómico, y mi papá, bueno, mi papá es una tremenda interrogante a la que no estoy seguro de querer responder.Hay quienes dejarían que un último año de escuela como este los tumbara. Yo no. Soy Sutter Keely, amo de la fiesta. Pero no hay que confundir a un filósofo de medianoche como yo con solo un chico parrandero y superficial. Pregúntenle a Aimee, la chica nueva en mi vida. Ella vio la profundidad en Sutterman desde aquel primer momento cuando me encontró inconsciente en el jardín frente a la casa. Bueno, ella es un desastre social, pero ahí es donde yo entro en escena.
Sí, la vida es extraña, pero yo adopto de buena gana la rareza. Dejemos que todos los demás se encaminen tan resueltos a sus futuros resplandecientes si eso quieren. Yo siempre me he dado por más que satisfecho con empinar mi botella de whisky y darme una vuelta directo al corazón de la euforia: el aquí y ahora, el momento espectacular.
Gracias a Penguin Random House por el ejemplar.

Este es un libro con un personaje principal (Sutter) que tenía absolutamente todo como para no gustarme. Es el típico chico genial del grupo de amigos, que absorbe el alcohol como una esponja y que, en general, puede tener a la chica que quiera. Es un libro que lo pedí por las buenas críticas que tenía, pero como la mayoría de los libros con críticas MUY buenas en el mundo YA terminan sin gustarme tenía muy bajas expectativas. Y las superó. Con creces.

The Spectacular Now tiene una trama bastante simple: un chico común que no va a clases, que toma todo el tiempo, que tiene una novia que quiere dejarlo y un futuro por el cual no se preocupa en lo más mínimo. Pero todo esto cambia cuando su pareja lo deja, y entonces hace su aparición Aimee, una chica tímida y totalmente loser que por alguna extraña razón recibe la atención de alguien como Sutter.

Lo primero que noté y que me encantó fue que había padres en el libro, algo que no vemos muy a menudo en las historias. Sí, son un desastre (en realidad tienen que serlo para tener un hijo como Sutter...), pero al menos aparecen de vez en cuando... ¡y no sólo nombrados, sino en la realidad! Wow, todo un nuevo universo para los autores que hacen de sus personajes huérfanos con fiaca. ¡Aprendan!

-Bien, Walter -agrego-, lo primero que quiero que sepas es que nunca debes aceptar la invitación de subir al coche de un desconocido.
-Lo sé -me responde-. La señorita Peckinpaugh nos ha enseñado todo lo que debemos saber para protegernos de los desconocidos.
-Muy bien -le digo-. Recuérdalo en el futuro.
Y me contesta:
-Sí, pero, ¿cómo sabes quién es un desconocido?

Es que siempre me quejo que en todos los libros YA de esta idea de que todos los personajes adolescentes-jóvenes adultos de los libros no tienen que tener padres (o tutores) para hacer lo que hacen. Y NO, es decir, queda un poco raro, pero más raro es que alguien de 15 años no tenga a alguien que le ande atrás preguntando si comió, si hizo la tarea o cómo le fue en el colegio. Quizás hay padres que no hacen estas cosas, pero de todas formas estaría bueno ver su desinterés. Además, el libro también trata en parte sobre la relación de Sutter con los adultos y con su propia adultez que de a poco va llegando.

Hoy en día nadie hace nada, salvo dejarte solo en casa con la cocina llena de papas fritas y gaseosas. Luego, en tu habitación, tienes la tele, los videojuegos e Internet. ¿Qué esperan que logres con eso? ¿Una caja grande de no-me-importa-una-mierda?

El viaje hacia la madurez de Sutter se ve desde la página uno. Incluso cuando es un chico desinteresado en la otra persona y que le importa tres pepinos su alrededor, podemos ver cómo poquito a poquito va creciendo y entendiendo ciertas cosas que antes no. Y es que a todos nos pasa, supongo: nos creemos los reyes y reinas del mundo, que las sabemos todas y que damos vuelta como una media a todo el que se nos presente en frente, pero cuando vamos creciendo nos damos cuenta de lo equivocados que estábamos y de que, en realidad, tenemos mucho que aprender de la vida. Y así pasa con Sutter.

También me sorprendió el camino de Sutter con el tema del alcohol y las drogas. Porque al principio tenemos a un chico que fuma porro y bebe como esponja, como dije por arriba, pero cuando su amigo consigue a alguien especial todo se va dando de una manera en el que el universo le indica que tiene que dejar estas cosas. El problema está en si Sutter le hace caso o no.

-(...) Vas por ahí preocupándote de tantas cosas constantemente que cuando te das cuenta te has provocado un aneurisma. Y te empieza a salir sangre por las orejas. Y los médicos te llevan a la sala de urgencias gritando «inmediatamente» y «código azul» y esas cosas. ¿No quieres eso, verdad?
-No, no quiero eso. Pero tampoco quiero solamente tardes de jueves. No quiero solo momentos. Quiero una vida completa.
-Cassidy, no te das cuenta, pero la vida la forman las tardes de jueves. Simplemente tienes que seguir viviéndolas, una detrás de otra, y todo lo demás se irá solucionando.

A pesar de esto al final hay una pequeña regresión en el mucho o poco avance que pudo haber hecho Sutter en cuanto a la vida en general. Hay una resignación extraña sobre su vida, lo que va a ser de ella y lo que pudo haber sido... que, sin embargo, me gustó. Es bastante real, como cuando nos saboteamos a nosotros mismos en el momento en que estamos más alto.

No hay mucho más que decir de este libro. Incluso se las arregla para dejar algunas moralejas entre el genial humor con que está escrita la historia, además de identificarte directa o directamente con Sutter en ciertos momentos. Es un libro muy lindo, no apto para aquellos que tengan el nivel de juzgamiento ¿? alto. Yo pude dejar mis juicios de lado cuando conocí realmente a Sutter, y espero que ustedes logren lo mismo y que disfruten mucho este libro :D

¿Lo leyeron? ¿Les llama? ¿También tienen problemas con estos personajes o el tema de los padres? ¡Escriban que los leo!

3 comentarios:

  1. Justo cuando estaba casi convencida de que no me lo iba a comprar jamás, venís vos con esta reseña ¬¬ jaja

    Igualmente, hay algo que me frena. Puede que sea porque mucho no me llama desde el vamos. Esta clase de libros siempre terminan captando mi atención, pero después deshecho la idea de leerlos porque la mayoría no me terminan convenciendo o simplemente me terminan pareciendo muy meh.

    Pero bueno, no sé. Capás si lo puedo conseguir de segunda mano le de una oportunidad.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  2. No lo leí pero realmente me llama la atención. Tu reseña es excelente y hace que todavía lo quiera leer más. Un beso grande y te espero en mi blog :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Flor!
    Vi la peli hace un tiempo porque me intrigaba la historia y porque tengo una relación amor/odio con Miles Teller. Y para ser sincera me terminó dejando medio indiferente la peli.
    Pero una amiga me recomendó el libro así que planeo leerlo. Y como me gusta el género es un casi obligatorio.
    En cuanto a protagonistas "complicados", he desarrolado un nivel de bajar prejuicios y tratar de empatizar. Me viene funcionando bien siempre y cuando esté bien desarrollado el personaje. Y con los padres, es cierto que hoy en día es raro encontrar a los padres en las historias juveniles, pero he leído varias que sí los tienen (los dos libros de Courtney Summers que leí las protas tenían a los dos padres semi presentes y juntos todavía). Sarah Dessen también incluye a los padres en sus novelas. Me molesta que en casi todas las historias juveniles haya familias disfuncionales o padres separados. Es super raro encontrar familias enteras.
    Así que me diste un poco más de esperanza en la historia de Sutter con tu reseña y cuando pueda me pongo a leerlo.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

¿Algo para decir?