Más allá del cielo

3.6.12



Reseña que he dado originalmente en Histeria Press bajo el seudónimo de "Helena Black".


Puede contener spoilers, leer bajo su propio consentimiento.
                      
El sábado pasado fue el primer día que vi esta linda película, ya que, sinceramente, no tenía nada mejor que hacer. Como el DVD es de una amiga que me lo prestó en febrero, me decidí a verla por fin para devolvérselo de una vez por todas.

Lo primero que mi amiga me dijo cuando se la pedí fue “no te la recomiendo; es aburrida, yo casi me duermo a los veinte minutos. No es muy buena” pero, como terca que soy, decidí comprobarlo por mí misma.

Lo primero que pensé, en los primeros veinte minutos… sí, es aburrida. Boring as Hell. Sin embargo, después de eso, ha logrado emocionarme hasta las lágrimas.

No, no es la mejor película que he visto. En lo absoluto. En realidad, le he dado cuatro estrellas en mi carpeta, pero esto no es gracias a la historia, los actores o la música… es por el mensaje.

El análisis es subjetivo, claro está. Mientras que mi amiga es de fijarse más que nada en las historias de drama y de romance, así que no creo que esta sea de las mejores películas para que vea, yo me fijo en el mensaje principalmente, en lo que me queda de la hora y media que gasté viendo ese largometraje… después, me fijo la cámara, los actores, la música, la iluminación (y un largo etcétera) para puntear, después, cuántas estrellas merece esa película en mi carpeta. Esta, como ya he dicho, merece cuatro.

Creo que lo que más me llamó la atención, más allá de que muchas películas traten sobre eso, es el mensaje que deja la historia. Un hermano que se gradúa y que tiene una fiesta de graduación, en la que tiene que llevar al hermano a la fiesta ya que la madre está trabajando, el cual es chocado por dos camionetas, en donde él muere por unos minutos y revive, cuando su hermano ya está muerto. Allí es donde empieza la historia de la segunda oportunidad que la vida le dio, en donde se refleja que le quedó algo pendiente.

Durante cinco años, si bien la madre progresó y se mudó de ciudad en busca de acallar los recuerdos de su pequeño hijo, él no logra mudarse, incluso toma un trabajo en el mismo cementerio en donde Sammy, el pequeño, fue sepultado… el por qué es fácil: todos los días a la hora en la cual los cañones del puerto suenan, allá por el anochecer, se reúne con él a jugar al béisbol. ¿Alucinación, recuerdo, fantasma? No se sabe, ni al principio ni al final de la película. Y esa es una de las cosas más interesantes.

No es mi deber ni tampoco deseo develar cómo sigue la película, pero si desean verla por sus propias cuentas y sorprenderse, prefiero advertirles que antes de leer lo que comienza la vean. Esto contiene spoilers (tantos como el final de la película) y no soy responsable de si lo leen o no.

La relación de Charlie con su hermano llega a ser hasta enfermiza. Un joven de veintitrés años (o un poquito menos) que está pendiente todos los días de los cañones de la puesta de sol para encontrarse con la imagen de su hermano muerto y jugar al béisbol con ella, mientras que charlan de cosas varias. Charlie llega a ser completamente dependiente de la imagen de su hermano, pues no puede hacer absolutamente nada en ese horario o algo que lo acerque a otra persona, ya que, si no, de alguna extraña manera, la imagen de su pequeño hermano se desvanece (o, más bien, se aleja de él).

Esto, como en toda película, está llevado al completo extremo. Excepto que uno sea médium o que tenga habilidades sobrenaturales, no se logrará con iniciativa propia, así que es casi improbable que una persona que ya no está físicamente en este mundo se te aparezca para jugar al béisbol. Entonces, ¿qué es lo que quiere transmitir o dejar ver la película? Y eso es en lo que quiere hacer hincapié.

Charlie no lo deja ir. Él no se separa del recuerdo de su hermano, llegado al punto de que no hace lo que más le gusta o que necesita para seguir vivo porque todo lo aleja de él. Tener una novia, volver a navegar y a competir, mudarse de ciudad o ir a la universidad. ¡Ha dejado su beca porque no quería abandonar la ciudad, con lo caros que son allí los estudios! Ha llegado hasta ese punto.

No sólo sucede con Sammy. También sucede con el espíritu (que, de nuevo, no sabemos qué es en realidad) de uno de sus mejores amigos muerto en una guerra y de su novia, la cual ha vuelto para informarle en dónde está su cuerpo moribundo. “Come, find me” es lo que ella le dice y escribe todo el tiempo, pensándolo como un simple juego de escondidas cuando, en realidad, es ella llamándolo para que la encuentre realmente.

Al final, cuando rescata a su novia y vuelve a navegar, es en donde Sammy desaparece por completo. Charlie lo ha dejado ir. Por fin se ha librado del peso que supone ser el vehículo causante de su muerte, cosa que, en realidad, no es así. Charlie ha decidido seguir su vida, porque sabe que Sammy seguirá en su corazón y mente, pero que no debe ir a visitarlo todos los días para que siga en su memoria. “Lo siento, Sammy” es una de las frases más dichas, la cual no se va hasta que rescata a la novia.

El director, guinista, autor o el que fuere que haya pensado así las cosas merece mi quita de sombrero. Quizás uno cuando va a ver la película como si nada, para pasar un rato, estas cosas se le pasan... pero está hecha para que si uno la ve con detenimiento se dé cuenta de las pequeñas cosas escondidas detrás de cada palabra y acción.

Charlie no deja de disculparse hasta que encuentra a su novia, tampoco se desarrolla como ser humano hasta que en una situación forzosa debe elegir entre seguir hacia el futuro o quedarse en el pasado. Repito, Charlie lo ha dejado ir. Y no hay mensaje más simple que ese pero que, después de todo, hace a la película. Uno debe dejar ir.

No, como película romántica no es buena. Quizás como dramática tampoco porque no es una película a lo Marley y yo, en donde se llora a moco tendido. Es una película, como Virginia Lago dice, del corazón. Es una película que está hecha para llegar a las personas que han vivido esto, ya sea con un padre, una madre, un hermano, un perro o cualquier persona que uno considere una de las más importantes de nuestra vida.

Entonces, querido lector, ¿has decidido dejar ir para seguir hacia el futuro o te has estancado en el pasado para no perfeccionarte?

Pensá en ello y dejame un comentario con tu conclusión, si no es que has dejado de leer esta columna para ir a ver esta maravillosa película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Algo para decir?